23 de abril de 2012

Lunes

Por lo que sé, en menos de siete días mi hermana viaja a Europa. Desde ese momento será inalcanzable otra vez, por tiempo indefinido. ¿Cuál es el problema? Que desde hace rato, tengo ganas de verla, charlar con ella; preguntarle de su vida y contarle de la mía.

Hace tiempo que tengo un mail guardado en "Borradores", en el que le hago un montón de preguntas sobre nuestros padres. Preguntas que nunca me animé a hacerle cara a cara. Eran otros tiempos; ella quería contar y yo no tenia ganas de oírHoy, estoy en otro punto de la línea de tiempo: no sólo miro hacia adelante, sino que también siento necesidad de mirar hacia atrás.

Esto no es sólo por mi; también es por mis hijos. Yo puedo manejar mis tiempos a mi antojo, gracias a mi calidad de víctima, pero eso no me da derecho a retacearle a ellos, el día de mañana, información acerca de sus abuelos.

El nene ya pregunta. Sabe que sus abuelos son José y Paty. Sabe que están muertos y que desde una estrellita lo cuidan, a él y a su hermanita. No entiende muy bien por qué Simba - El Rey León, de Disney - puede ver a su papá Mufasa en el cielo, pero él no puede ver a sus abuelos; tampoco entendió mucho cuando le expliqué que yo también tengo una hermana - la princesa -, que es su tía pero que él no conoce. Creo que no termina de digerir cómo podemos estar peleados y sin vernos. Cosas de chicos; para ellos todo es más simple.

Hace cosa de un mes, le pedí a mi abuela que le dijera - a mi hermana - que si quería venir a ver a los chicos (y en especial a conocer a su sobrina, a la que jamás vio), estaba invitada. Una especie de tregua, un "alto el fuego"... Hay pocas opciones: o mi abuela no le dijo nada o ella no tiene el menor interés en verlos.

Alguien me dijo que la próxima vez que me quiera comunicar con ella lo haga sin intermediarios. Yo creo que de esta forma es más complicado negarse y la responsabilidad ante la negativa queda en el otro. La pregunta es: ¿sirve para algo poner a prueba esta teoría?

En fin: si hace dos años alguien hubiera apostado a que yo iba a extrañar a mi hermana, me hubiera reído en su cara. Hoy la extraño. Cosas de la vida, ¿no?

6 comentarios:

  1. Esta muy bueno el blog, es una forma diferente de hacer catarsis y creo que de laguna manera vas a poder superar algunos obstáculos de la vida. de todo lo leído me parece muy buena la pregunta "¿porque usar intermediarios?", deberías probar esa teoría,como mucho puede ser un error, pero mayor error seria no comprobarlo. Desde ya, sabe que siempre estamos los amigos para que estas comprobaciones no sean tan solas y duras. ABRAZO FUERTE

    ResponderEliminar
  2. Ajá, me pregunto lo mismo: por qué usar intermediarios?
    Ys estás sufriendo de antemano... mejor cortar por lo sano... al menos, podrás putearla en la cara si te dice que no! Y ojalá te diga que sí.
    Yo que vos, le hago caso al corazón y la busco, ya que al fin tenés ganas. Ojalá las ganas venzan al miedo que te diga que no.
    Abrazote!!

    ResponderEliminar
  3. Actualización: El lunes al mediodía le escribí un mail. No hay señales todavía. Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  4. Mmmm... dudo que tenga buenos resultados la táctica. El mail decia: Hola! Tengo ganas de verte. Podes? Y me parece que no puede, que no le dá el cuero. Quedan menos de 48 hs... pero lo dudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes de intentarlo... Pero no pongas toda tu esperanza allí! Seguro que te va a decir que no mil veces, pero no es gratuito esto para ella, te lo aseguro.
      Está llena de rencor, y un día se va a dar cuenta que todo el desprecio que proyecta en vos, también le afecta a ella...
      Abrazo!

      Eliminar